September 20, 2017

Entrevista con Jesús Zaplana García

¡Hola!

Como podéis ver estamos teniendo una semana llena de post y, por eso, hoy os traigo una entrevista recién salida del horno. ¿Recordáis que el sábado os traía una reseña? Para los que no lo recordeís o, no lo hayáis leído, el sábado leí La conspiración Magiar de Jesús Zaplana García y, os publiqué la correspondiente reseña, que os recomiendo que la leáis (os dejo el link aquí).

Estuve hablando con el autor y, tuve la suerte de que me dijo que sí y, accedió a contestar a todas mis preguntas y, aquí tenéis todas las respuestas.

Lo primero es lo primero, tanto mis lectores como yo queremos conocerte más. Cuéntanos un poco sobre ti.

Soy un tipo tímido y observador, un soñador incorregible. Tengo a Cartagena clavada en las entrañas y sigo siempre los dictados de mi corazón. Llegué hace trece años a esta Ciudad sin mar; si permanezco en ella a día de hoy es por mis hijas Paula y Leire, que son mi mundo. Otros pilares indispensables son la familia, mis amigos y los libros

¿Cómo empezaste a escribir?

Creo que la escritura ha sido algo puramente vocacional, una parte esencial de mí. Te pongo un ejemplo: a los ocho años llené un cuadernillo escolar con historias de extraterrestres; lo estructuré en varios capítulos con distintas aventuras. Presentaba a los personajes en el primer capítulo, algunos ganaban consistencia, otros morían en el transcurso de la trama… Aún lo conservan mis padres.

Supongo que como a la gran mayoría de los escritores te gustará leer, ¿quién es tu autor favorito? ¿Y tu libro?

Antes que escritor he sido siempre lector, desde muy niño. No sé ir a ningún sitio sin un libro entre las manos. Podría nombrarte varios autores favoritos: Raymond Chandler, García Lorca, Vázquez Montalbán, Petros Márkaris, García Márquez. Si tuviera que elegir un libro en prosa, sería El Quijote. Cada relectura me aporta nuevos matices.

En La Conspiración Magiar el estilo es muy lírico, ¿crees que tu estilo se ha visto influenciado por alguien?

Más que por alguien, yo diría que está influido por mi anterior etapa creativa, en que trabajaba fundamentalmente la poesía. La conspiración magiar es la primera de las cuatro novelas que he escrito en este último lustro, y se nota aún esa herencia. Allí se aprecia determinado léxico o estructuras sintácticas que resultan chocantes a la hora de trasplantarlas a la novela negra. En ese sentido pienso que, desde entonces, mi prosa ha acusado una evolución necesaria: ahora se ha aligerado de ornamentos y es más directa, más ágil.

El otro día me comentaste que eras poeta, ¿cómo se te ocurrió pasar de poeta a escritor de novela negra?

Fue un proceso más lógico de lo que a primera vista parece. De adolescente escribía poesía. Con veintidós años acabé mi primera novela, y al tratar de publicarla una editorial me estafó, nunca llegó a publicarse el manuscrito. Saqué una conclusión errónea: pensé que me lo merecía. A raíz de ese episodio estuve quince largos años sin escribir. Afortunadamente me he reconciliado con esa vocación que late en mí, y ese reencuentro se produjo con un chico de 37 años que tenía otro bagaje vital, más curtido y definitivamente menos utópico. La novela en general y el género negro en particular están ahora más cerca de mis referencias, aunque ocasionalmente sigo escribiendo poemas.

Ugarte es un protagonista muy interesante, salvando las distancias, por aquello de que es un sicario, ¿tenéis algo en común?

En realidad tenemos varios puntos comunes: el sentido del humor cínico, el punto de rebeldía contra los modelos establecidos, la fidelidad a los propios principios. También esa vertiente solitaria y un tanto melancólica.

Háblanos un poco del resto de tus trabajos publicados.  

Sin contar las dos novelas de la serie de Ugarte, desde 2012 he publicado textos en diferentes antologías. De los más lejanos en el tiempo, siento especial cariño por «El guardián de sonrisas», elegido finalista y publicado por la oenegé EAPN. Entre los más recientes, mencionaré mi relato «Volver a empezar», finalista en el certamen Bruma Negra de Plentzia (Vizcaya) y publicado en la revista Calibre 38. Y acabo de cumplir otro sueño: participar con mi relato «Siberia» en la antología organizada por Cartagena Negra (una de las citas punteras acerca de novela negra en el país). Ha tenido una excelente acogida entre los lectores.   

¿Qué más podemos esperar de ti en el futuro? ¿Hay algún otro libro en el horizonte?

Sin contar mi primera novela (que considero un mero aprendizaje) tengo otros dos manuscritos inéditos: El canto de la moneda y El Codex. Una de ellas está actualmente a concurso, y la otra pendiente de evaluación en una editorial. También estoy preparando un poemario a medias con mi amiga Marta Caro. Y Ugarte sigue llamando a la puerta, pidiendo paso para nuevas aventuras…

Muchas gracias por contestar todas mis preguntas, pero me queda una última. ¿Cuál es la pregunta que te hubiese gustado que te hubiera hecho? ¿Y su respuesta?

Por ejemplo: ¿cuáles son tus puntos fuertes como escritor? ¿Y los débiles? Mi respuesta: uf, qué pregunta tan complicada (jaja). Empezaré por lo peor: soy demasiado sintético. Sufro a la hora de escribir, y ello se plasma en que mis novelas son de corta extensión. Es un aspecto que debo mejorar. En cuanto a lo que considero mis puntos fuertes, creo que residen fundamentalmente en las descripciones, tanto de lugares como de personajes: mis lectores me comentan que son muy visuales, fáciles de imaginar.


Muchas gracias por la entrevista, Marta. Ha sido un placer.


Muchas gracias a Jesús por haber contestado a todas mis preguntas. Y, a vosotros por pasaros. 

Nos vemos en el próximo post. 

No comments:

Post a Comment