January 26, 2019

Memorias de Idhún: Panteón

¡Hola!

Otra sábado más aquí estoy aunque sea con un poco de retraso porque la verdad es que este fin de semana me ha pillado el toro. La reseña llega recién sacada del horno porque el libro lo he terminado a las cuatro de la mañana. La verdad es que esta semana no he tenido mucho tiempo de leer y, tras el fin de semana pasado me quedaba como la mitad del libro y, anoche me quedaban al rededor de 200 páginas y, por h o por b no me puse a leer hasta casi la una de la mañana. 

La verdad es que no estaba demasiado motivada para continuar con la lectura, no porque este en bloqueo lector, porque lo cierto es que ganas de leer tengo, sino porque de nuevo la relectura de un libro  que era 5 estrellas ha sido una decepción. Tenía un recuerdo mucho mejor del libro y aunque lo considere uno de mis libros favoritos, no lo es por su calidad literaria, sino por el significado que el libro tiene para mí. 

A estas alturas creo que todos hemos leído la trilgía Memorias de Idhún con la única excepción de mi amiga Alicia. Así que en esta reseña voy a dar detalles específicos del libro para contaros el por qué de la decepción. 

La verdad es que no sé muy bien por dónde empezar a hablar de este libro.Así que creo que lo mejor es que haga un pequeño resumen por si no tenéis los detalles de la lectura demasiado frescos. Panteón empieza con las cosas como las dejamos en Tríada. Victoria está gravemente herida porque Ashran le quitó el cuerno a su cuerpo de unicornio y, nadie puede hacer nada para curarla. Con el séptimo dios libre ahora parece que los otros seis pueden venir al mundo a terminar lo que empezaron con la profecía y deshacerse finalmente del dios que nunca debió de existir.

Tengo que decir que la idea de la trama es buena, eso no lo voy a negar, pero lo cierto es que no creo que termine de estar bien ejecutada. Sinceramente creo que esta trilogía podía haberse quedado en una bilogía y, todo lo que rodea a la pelea de los dioses podía haber sido omitido, porque aunque es una de las partes más interesantes de la historia, en cuando a la parte fantástica se refiere, es una parte que queda muy deslucida y, que termina por estar en segundo plano en muchas ocasiones porque la trama romántica se lo lleva todo por delante.

De hecho, creo que la razón por la que a mi yo actual este libro no le ha convencido es porque el romance se lleva la mayor parte de la trama y, aunque puede ser una parte importante no puede ser todo el libro. A los que habéis leído el libro, ¿no os molesta que todo el rato todo gire en torno al amor prohibido de Christian y Victoria y, cómo Jack y ella deberían estar juntos por siempre jamás?

Reconozco que me encanta Jack como personaje. Me parece que es una personaje completo y muy bien creado, me parece que tiene una personalidad coherente con lo que ha sido desde el primer libro. Evidentemente con cambios porque le conocimos con 13 años y en esta novela tiene 18 o 19 (lo cierto es que ni él lo sabe). Lo que quiero decir es que me parece que de los protagonistas es el único que tiene un arco de madurez y que no retrocede. Sí, es cierto que comete errores, pero siempre intenta solucionarlos lo mejor que puede.

Con respecto a los otros dos protagonistas, tengo que decir que creo que aunque tengan todo el rollo de los lazos y su unión bendecida es porque la autora tiene alguna clase de debilidad por el personaje de Christian, que sintiéndolo mucho y, aunque sepa que este comentario es una opinión impopular, es un personaje completamente plano, al que se le aportan las "dimensiones" porque es muy listo y cambia de bando como quien se cambia de calcetines. Recuerdo que con 13 años Christian me parecía el personaje más maravilloso del mundo, pero con una perspectiva adulta puedo decir que es un personaje manipulador y, que no me gusta. 

Victoria la verdad es que me resulta absurda. Ya está lo he dicho en voz alta, o más bien en "voz escrita", pero es la verdad. Recordaba a Victoria como un personaje maravilloso, ahora creo que me gustaba porque creía que era muy lista por quedarse con los dos chicos. ¿En serio? Eso de que no puede elegir porque es un unicornio y,los unicornios sólo aman me parece una de las mayores chorradas que he leído. Recuerdo que hace años una amiga me comentaba todo esto que estoy diciendo ahora y, lo cierto es que yo la decía que no, que no tenía ninguna razón y, que la relación de poliamor existente entre estos tres personajes era completamente normal y, lo cierto es que ahora me doy cuenta de que mi amiga tenía toda la razón del mundo. Es evidente que Victoria tiene mucha más química con Jack, que es quien está con ella en todo momento y no la abandona cada 10 minutos, para cambiar de bando. Y, por cierto, ¿embarazada con 16? 

La verdad es que me siento un poco mal por estar diciendo todas estas cosas de un libro que me encantaba. Lo estoy destrozando y, lo cierto es que no voy a parar hasta que termine la reseña, pero me da pena. Continuemos.

De entre los personajes secundarios, creo que sólo hay uno que sea coherente y, ese es Shail. De la misma manera que Jack, Shail es el único que tiene un arco como personaje que tiene sentido. Alsan por el contrario es un personaje maltratado por la autora. Entiendo que es un personaje que a la mayoría de los lectores nos gusta y, darle una historia compleja para darle más páginas es una manera de tener al lector contento, pero sinceramente, no quiero que me hagas odiar a uno de mis personajes favoritos. Lo cierto es que no tenía un buen recuerdo de Alsan porque tenía el recuerdo de sus acciones en este último libro, pero al releer los dos anteriores me volví a encariñar con el personaje. Desgraciadamente estamos otra vez en el punto de partida y, vuelvo a odiar a un personaje al que no quiero odiar. 

Otro de los problemas que encuentro y, ya sin centrarme específicamente en los personajes es que aunque Laura nos quiera dar la sensación de que no todo es blanco o negro, lo cierto es que sus personajes tramiten eso. Los malos no tienen ninguna cualidad redentora y, los defectos de los buenos son tales chorradas, que terminan por ser personajes pseudoperfectos.

Un problema muy importante es, como he comentado antes, que la trama fantástica se ve completamente absorbida por la trama romántica. Aunque se desarrolla mucho sobre el séptimo dios, apenas se desarrollan los otros seis y, se le da mucha importancia a Wina, mientras que del dios de las montañas, del que ahora mismo no recuerdo el nombre, apenas se habla. Evidentemente hay dioses que son más interesantes que otros pero todos están en Idhún,  todos están causando estragos y todos son igualmente importantes para la trama.

También pasa que las soluciones a los problemas les llegan por arte de magia. Los personajes realmente no hacen nada. Esto es algo de lo que no me había dado cuenta hasta ahora, pero encuentran todo por casualidad porque es conveniente para que la trama pueda seguir fluyendo. Este libro es un caso muy claro de Deus ex maquina, y nunca mejor dicho.

Finalmente y, uno de los problemas más grandes del libro es que carece de ritmo. Este libro es aburrido de leer, por lo menos para mi yo de 23 años. Hay párrafos y párrafos innecesarios que no aportan absolutamente nada y, debo reconocer que me he saltado unos cuantos de ellos, sobre todo hacia el final porque de verdad que no podía con ellos.

Sinceramente mi yo de ahora daría a este libro 1 estrella, pero por los buenos recuerdos y, por un factor nostálgico voy a darle 3 aunque haya destrozado el libro por completo. Por lo pronto, voy a quitar de la lista "Libros que mi amiga Alicia debería leer" esta trilogía porque lo cierto es que no creo que merezca tanto la pena. 

Con esto concluye mi relectura de Memorias de Idhún y, voy a pasar a releer la trilogía Corazón de Tinta que leí más o menos a la vez que esta, a ver si esta ha envejecido mejor. 

¡Nos vemos en el próximo post!

No comments:

Post a Comment