July 21, 2018

La desaparición de Stephanie Mailer

¡Hola!

Otra semana estoy aquí, dispuesta a traeros una nueva reseña. La verdad es que la que os traigo hoy es una que me hace particular ilusión porque es de una de las novelas que esperaba con más ilusión del año, aunque creo que no la inlcuí en la lista que hice a principio de año, aunque por una buena causa: no sabía que salía porque Jöel Dicker acababa de publicar en español su relato El Tigre.

La desaparición de Stephanie Mailer es una autentica obra maestra, es mejor que todo lo que he leído de este autor y, eso es mucho decir. Si creo que ya he comentado en alguna ocasión que yo de este hombre me leía hasta su lista de la compra. No puedo esperar a leer más cosas suyas, no creo que vaya a ser capaz de esperar hasta que salga el siguiente libro.

Me parece increíble que cada vez que saca un nuevo trabajo Dicker es capaz de superarse a sí mismo. Crea un entorno único, unos personajes insuperables y brillantes. Además es un autor capaz de cambiar de registro con una facilidad pasmosa. Lo mismo publica una novela histórica, que un misterio policiaco que un drama familiar. Jöel Dicker es un autentico genio y no me cansaré de repetirlo una y mil veces.

En esta ocasión Dicker vuelve al género que le hizo triunfar, la novela policiaca, pero no vuelve con Marcus Goldman, el simpático escritor que nos ha cautivado a todos. En esta novela seguimos a Jesse y Dereck, quienes hace años resolvieron un violento crimen en un pequeño pueblo  de ls Hamptons. Ahora 20 años después una periodista Stephanie Mailer, investiga el caso de nuevo y, puede que no todo estuviese tan resuelto como se pensó en un primer momento.

De nuevo, el autor juega con el presente y el pasado como es sus anteriores novelas. Es brillante. Acostumbrada a leer novelas de estructura lineal leer esta en la que estoy en el pasado y el presente y voy descubriendo lo que pasa en ambos momentos a la vez, es sumamente refrescante. EL autor juega de una manera muy inteligente con nuestras mentes en ese sentido. 

Los personajes son brillantes una vez más. No son personajes perfectos y, puedes ver que todos tienen cosas buenas y cosas malas. Los polis que se supone que son los buenos puede que no lo sean tanto y,además es evidente que los sucesos que tuvieron lugar en el verano del 94 en los Hamptons les dejaron secuelas psicológicas, que Dicker deja entrever de una manera brillante, pero de la que no desvela hasta el momento en el que causan más impacto en el lector. 

Creo que una de las cosas que mejor hace el suizo es llevar el ritmo de la historia, cosa que teniendo en cuenta la estructura de sus novelas es simplemente brillante. Sabe perfectamente cuando algo va a causar el mayor impacto posible y dejar al lector con la boca abierta. 

Cierto es que La verdad sobre el Caso Harry Quebert y El Libro de los Baltimore son libros complejos en estructura y, en ocasiones en tamaño por la cantidad de personajes que maneja el autor, pero en esta ocasión se ha superado así mismo. La historia está mejor escrita, los personajes son más ricos, más interesantes y, mucho más complejos. Todos los personajes son completamente creíbles, en muchas ocasiones satíricos contra la sociedad en general y, todo está hecho de una manera inteligente que no deja de ser entretenida de leer. Es un libro que da qué pensar, pero sin ser difícil de leer. 

Lo he dicho al principio de la reseña, pero lo vuelvo a decir, siento si resulto pesada, Dicker es un genio y me leería hasta su lista de la compra. Creo que dentro de unos años, será uno de esos autores que terminaran por ser clásico y, sé que es mucho decir. Creo que es importante porque sus novelas son interesantes y, además tienen relevancia social de una manera entretenida, ¿puede que sea un Henry James moderno? (Tened en cuenta que esto es mucho decir para mí porque James es de mis autores favoritos). 

La desaparición de Stephanie Mailer, merece en mi opinión 5 estrellas y que todos lo leias.  De hecho, creo que leer a Dicker debería ser obligatorio porque todos sus libros son simplemente maravillosos. 

¡Nos vemos en la próxima entrada! 



No comments:

Post a Comment