August 25, 2018

Arderás en la Tormenta


¡Hola!

Otro día más aquí estoy dispuesta a hablaros de mis lecturas veraniegas y, la verdad es que están en concreto me hace bastante ilusión porque en la Feria del Libro tuve la suerte de conocer al autor y, he estado siguiendo la serie durante bastantes años ya. Además, como se trata de un thriller es uno de esos libros que luego comento con mi Padrino que como ya sabréis los habituales del blog, es uno de los principales sponsores de mi lectura.

Hoy voy a hablar de Arderás en la Tormenta en libro 6 en la serie de David Gurney. Pero no os preocupéis todas las historias son independientes y, se pueden leer sin haber leído las anteriores, pero de verdad que los dos primeros libros son tan sumamente buenos que os recomiendo que, si tenéis ocasión los leáis.

En esta nueva entrega seguimos al detective Gurney, que saldrá nuevamente de su retiro para resolver un caso de odio racial en la vecina White River.

La verdad es que la premisa paree bastante sencilla, pero la trama no lo es en absoluto. Una vez empecéis no vais a poder parar. Tengamos en cuenta que es un libro de 500 páginas y, yo me lo leí en un día, no de una tirada porque quería helado y, para eso tenía que parar un rato. Parece que John Verdon vuelve a escribir una novela de esta sería que es sólida. En caso de que no lo sepáis, las novelas 3, 4 y 5 de esta serie me provocan sentimientos encontrados. Por una parte, están muy bien escritas, pero se centran en cosas que no son fundamentales para la investigación y, que al final hacen que la trama se cierre de manera demasiado precipitada. Creo que no tengo reseñas de los anteriores libros de la serie, pero si estáis interesados los releo y las publico, decírmelo en los comentarios.

Con respecto a esta novela, decir que es cierto que se centra en aspectos que no son fundamentales para la trama, pero no es tan molesto como en ocasiones anteriores. Esto es porque, aunque sepa con todo detalle lo que come el detective Gurney (en serie este hombre debería ir a Master Chef) no hay extensivas descripciones de cómo cocina como si lo hay en libros anteriores, o bien cuando habla del detective comiendo no lo hace tan extensivamente como lo ha hecho en otras ocasiones.

La trama de esta historia está bastante bien llevada. Es interesante, aunque tengo que decir que es tan rebuscada que es previsible. Desde la primera vez que aparece el asesino tenía la sospecha de que era ese personaje y, terminar el libro demostró que estaba en lo correcto. 

Con respecto al ritmo de la historia decir que las primeras páginas son bastante lentas, porque estamos conociendo a los nuevos personajes necesarios para la historia y, porque estamos descubriendo de qué va el caso. Una vez habéis pasado los primeros capítulos no vais a poder parar de leer hasta que no terminéis el libro.

Me parece interesante que el autor vuelva a tratar la corrupción policial en un libro. Sé que en uno de los anteriores ya lo había hecho, no recuerdo exactamente en cuál, pero creo que es interesante verlo desde el punto de vista de un autor americano teniendo en cuenta, que hoy en día se ve en las noticias con frecuencia que en Estados Unidos la situación policial no es la mejor, en el sentido de que se ven números caso de abusos, sobre todo contra gente de color. Lo que me lleva a hablar del segundo tema central del libro: el elemento racial. Este es otro gran tema de actualidad, pero me parece interesante que como siempre el protagonista tenga la opción más políticamente correcta.

David Gurney es un bonachón y, es un personaje demasiado perfecto. De hecho, es una de esas cosas que se comenta en el libro, que es demasiado perfecto y el no lo sabe. Es un personaje que tiene una serie de defectos autoimpuestos, que más que defectos son rasgos de la personalidad del protagonista. Creo que de cara a próximos libros el autor se podría mojar un poco, y hacer que la opinión que tiene el protagonista no sea blanca o negra y, que esta sea siempre la que se considera correcta.

El resto de los personajes son los mismo de siempre, pero en esta ocasión tengo que reconocer que me ha faltado más Hardwick. Sé que es un personaje peculiar, que puede llegar a enervar a algunos, pero la verdad es que a mí me encanta y, me cae bastante simpático. Además, las dinámicas entre el protagonista y este personaje son siempre super interesantes de leer. El detective siempre aporta una visión interesante a los casos en los que Gurney se inmiscuye.

Y lo creáis o no, estoy bastante sorprendida de decir esto, pero la verdad es que la aparición de Madelaine no me ha resultado tan molesta como en otras ocasiones. Creo que es un personaje bastante molesto porque quiere que todo sea como ella quiere: pasear por el campo, club de lectura y, galas benéficas. Me parece que el tándem de David Gurney y Madelaine es uno de los más raros que he leído en mi vida porque no es una de esas parejas que digas que no pegan ni con cola y listo, sino que es una pareja que no tiene absolutamente nada en común y, de verdad que no entiendo cómo están juntos. Pero dejando de lado el hecho de que no entiendo cómo están juntos, en esta ocasión las intervenciones de la mujer del detective no han sido para cortarse las venas y, en ocasione hasta han aportado un nuevo punto de vista a la narración.


En resumen, creo que este libro merece 4 estrellas y, que le deis una oportunidad porque es altamente adictivo y entretenido.

¡Nos vemos en la próxima reseña!

No comments:

Post a Comment